Rociar laca en las cortinas: el truco impensable que nadie conoce