¿Quitar las manchas de lejía? ¡Ya no es un problema! ¡Descubre el método eficaz con nosotros!

Cuando se trata de manchas , la lejía es definitivamente uno de los principales problemas. Después de los productos alimenticios que pueden manchar y son difíciles de tratar, la lejía es quizás el principal elemento que puede arruinar una prenda de vestir . Al menos una vez habremos tenido que lidiar con manchas de lejía y sabemos lo dañinas que pueden ser: generalmente, aparecen como halos que decoloran el color original de la prenda. Pero ¿y si te dijéramos que existe un método interesante que puede ayudarnos a eliminarlos? Veámoslo en detalle.

Quitar las manchas de lejía: el método innovador

El remedio que no todo el mundo conoce para quitar las manchas de lejía pasa por el uso de un producto que generalmente utilizamos para bebidas o para consumir al final de una comida o como aperitivo. ¿De qué se trata? ¡ Un poco de vodka ! Este alcohol es capaz de eliminar las manchas de lejía gracias al etanol presente, que es capaz de neutralizar la acción blanqueadora de la lejía.La preparación requiere el uso de un algodón o en todo caso un trozo de algodón limpio, que sea absorbente. Recomendamos, previamente, actuar sobre una zona limitada de tejido, para evitar mayores posibles daños. Pueden producirse reacciones químicas no deseadas, aunque en casos muy remotos. Luego remojamos el algodón en vodka y nos aseguramos de que no quede demasiado mojado. En este punto comenzamos a frotar la zona con delicadeza: no debemos frotar con fuerza, para evitar dañar el tejido. Un consejo útil es empezar a frotar desde las zonas periféricas de la mancha, hasta el centro. La operación debe repetirse varias veces hasta que la mancha haya desaparecido casi por completo.Otro consejo podría ser evitar utilizar siempre el mismo algodón, sino cambiarlo para evitar simplemente ensuciar la tela. En este punto ya sólo nos queda lavar la prenda en la lavadora: seguir las instrucciones de la etiqueta y ¡listo! Puede ser necesario eliminar los últimos restos de alcohol con un paño húmedo antes del lavado. 

Como podrás imaginar, las manchas de lejía serán más fáciles de tratar cuando estén frescas, por lo que el tiempo juega un papel muy importante en nuestro funcionamiento. En particular, se debe evitar el uso de agua caliente: esto puede favorecer el proceso químico que permitirá que la mancha sane.