¿Por qué ponerle sal a los tomates? 3 beneficios que debes conocer

Los jardineros tienen sus propios métodos probados y verdaderos para cultivar los mejores tomates. Es posible que haya oído hablar del uso de cáscaras de huevo, cáscaras de plátano, posos de café y otros fertilizantes naturales. ¿Alguna vez te has preguntado por qué se recomiendan estos productos? En realidad, hay muchos mitos sobre los trucos para impulsar el crecimiento y garantizar la salud de las plantas. Hoy, echamos un vistazo a la salazón de tomates y sus verdaderos beneficios. ¡Sigue leyendo para saber más!

¿Qué sal hay que poner en la base de los tomates?

De hecho, no es sal la que se utiliza para cocinar los platos. En el jardín, apostamos por la sal de Epsom. Esto es increíblemente beneficioso para las plantas de tomate en caso de deficiencia de magnesio. La sal de Epsom es el nombre común del compuesto químico sulfato de magnesio. Los jardineros lo recomiendan para una variedad de problemas relacionados con la siembra, desde un crecimiento deficiente hasta hojas amarillentas. ¿Cuándo y cómo usar este producto en plantas? Te damos las respuestas a continuación.

¿Cuándo se deben salar los tomates? ¿Cómo se usa la sal de Epsom?

  • Remedio para las hojas amarillentas

Hay muchas razones para amarillear las hojas de las plántulas de tomate: riego inadecuado, enfermedades fúngicas, problemas de plagas. Pueden ser fáciles de resolver o anunciar la muerte inminente de las plantaciones.

Uno de esos problemas que es fácil de solucionar (si tienes sal de Epsom a mano) es la deficiencia de magnesio. Como ya hemos mencionado, este nutriente es uno de los principales componentes de esta sal, y su uso ayuda a combatir las carencias rápidamente y ayuda a que los tomates se recuperen rápidamente. En este caso, lo mejor es rociarlo directamente sobre las hojas y los tallos. Mezcle una cucharada en 5 litros de agua caliente y rocíe generosamente las plantas.

Después de rociar toda la planta, puede regar la tierra con el resto del agua. El mejor momento para actuar es por la mañana, para que las hojas tengan tiempo de secarse y absorber el producto antes de que el sol las queme.

  • Mejorar el sabor de los tomates

El magnesio y el azufre son dos micronutrientes importantes para las plantas. El magnesio juega un papel esencial en la fotosíntesis, mientras que el azufre contribuye a la producción de enzimas y proteínas. Aunque solo se necesitan en pequeñas cantidades, marcan una gran diferencia en la salud de los tomates.

La fertilización correcta y regular contribuye en gran medida al crecimiento y sabor de los tomates. La pulverización foliar con sal de Epsom es una excelente manera de aumentar la absorción de micronutrientes por parte de las plantas, pero también puede agregar una pequeña cantidad a su regadera. La solución ideal para el mantenimiento es una cucharada por cada 30 cm de altura de la planta. Reparte esta cantidad en dos riegos por semana y tus plantas estarán bien alimentadas. ¡Tendrás los tomates más sabrosos en el momento de la cosecha!

  • Pon sal en los tomates para estimular su crecimiento

Cuando las plantas de tomate reciben todo lo que necesitan, crecen como se espera y producen una cosecha abundante. Si faltan ciertos nutrientes, las plantas no pueden crecer adecuadamente. Este es particularmente el caso del magnesio. Sin ella, las plantas no pueden realizar la fotosíntesis, lo que las priva del combustible que necesitan para crecer. Incluso en condiciones de iluminación perfectas, una planta con menos clorofila no podrá procesar la luz solar adicional y convertirla en energía química.

Use sal de Epsom para restaurar los niveles de micronutrientes en el suelo y sus tomates crecerán más grandes y producirán más frutos, el objetivo final de cualquier jardinero. Puede aplicar el producto directamente como pulverización foliar o como riego.