¿Por qué es necesario poner levadura en las macetas?

Con el regreso de las altas temperaturas, tus flores pueden sufrir. Sufren olas de calor, mucho más de lo que crees. Para mantenerlos sanos, los expertos recomiendan además utilizar algunos trucos sencillos pero eficaces para evitar que se marchiten. Una de ellas es utilizar levadura. Te parece una cura poco probable, pero es un fertilizante de primera elección. ¡Tus macetas se están transformando!

El cultivo en macetas es cada vez más popular. A los entusiastas de la jardinería les encanta cuidar sus plantas y verlas crecer día tras día. Como ventaja adicional, esta opción puede realzar diferentes espacios como balcones o terrazas. Tanto en interiores como en exteriores, las plantas en macetas requieren menos tiempo y mantenimiento que las plantaciones de jardín tradicionales. Además, tienes la opción de cultivar hierbas aromáticas o plantas ornamentales que le darán a tu interior un auténtico toque tropical. Sin embargo, ciertas reglas de mantenimiento son esenciales para prolongar su vida útil.

Especialmente en verano, es fundamental proteger tus plantas de los efectos nocivos del sol. Si tus flores son muy frágiles, lo mejor es ponerlas a la sombra para evitar dañarlas. Recuerda regarlas regularmente, incluso a diario, para evitar que se sequen. Por último, si sigue siendo inevitable, no te excedas en la fertilización en climas cálidos. Es probable que demasiado fertilizante queme las raíces. Es por eso que te recomendamos aplicar tu fertilizante químico habitual al kibosh y cambiarlo por este truco inesperado que hará maravillas en tus flores.

¿Qué pasa si añades levadura a tus macetas?

Si eres un gran fanático de las plantas de interior, definitivamente debes conocer los siguientes consejos.

Mucha gente no lo sabe, pero la levadura es uno de los fertilizantes más poderosos. Rico en hierro orgánico, minerales y oligoelementos, elimina las sustancias que dañan las raíces del suelo y promueve el buen crecimiento de las plantas. La levadura les ayuda a estar más sanos y a ser más resistentes a las fluctuaciones de temperatura. También hace que sea más fácil para ellos tolerar los viajes.

Olvídate por un rato de los abonos químicos, deja paso a este abono natural y económico que te dará una excelente floración.

¿Qué sigue? Disolver 100 g de levadura fresca en 500 ml de agua y dejar reposar durante dos horas. A continuación, mezcla la solución resultante con 5 litros de agua y rocía tus plantas con este líquido una vez a la semana.

Otro consejo: mientras lo haces, te invitamos a probar este otro método natural, poco conocido pero prometedor. Use cáscaras de cebolla para que sus flores en macetas crezcan más saludables y estén bien animadas. Ponga un puñado de cáscaras en una cacerola con 2 litros de agua. Llevar a ebullición, luego dejar reposar durante dos días. Luego diluya la solución con agua en una proporción de 1/5. Luego, riega las plantas dos veces por semana. Las pieles de cebolla son antibacterianas y antioxidantes. Son muy ricas en vitaminas y minerales para estimular el crecimiento de las plantas.

Consejos para hermosas flores en macetas

  • Las plantas en macetas no solo son decorativas, sino que desintoxican y purifican por completo el aire que respiramos. Esto le brinda el beneficio de un cilindro de oxígeno real en su hogar. Sin embargo, hay algunos detalles importantes a tener en cuenta. En primer lugar, es importante conocer las características de cada flor.
  • En particular, debe saber con qué frecuencia debe regarse. Algunas plantas necesitan agua una vez a la semana, mientras que otras la necesitan todos los días. En general, no debes dejar que la tierra se seque o se moje demasiado.
  • Durante la temporada de calor, tus plantas merecen una atención especial y un riego regular para evitar que se sequen. Cuando llegue el otoño, debes mantenerlas calientes en el interior, pero regarlas lo menos posible. Para aprovechar al máximo la luz, es recomendable colocarlos cerca de una ventana.

Consejos útiles:

  • Coloca tus macetas en soportes

Para evitar que los parásitos (pulgones, mosquitos, cochinillas y ácaros) entren en la maceta a través de los orificios de drenaje, puede usar jabón negro y bicarbonato de sodio, es un excelente remedio natural y no tóxico. Cuela una cucharada de jabón líquido en un litro de agua caliente y vierte una cucharadita de bicarbonato de sodio. Mezcle todo y use una botella rociadora para rociar la maceta.

  • No te limites a colocar las macetas encima del césped, ya que ya no crecerá y puede arruinar el césped

En verano, el suelo se seca muy rápidamente. Para ralentizar este proceso, coloque una capa de turba encima de la tierra para macetas para retener la humedad durante más tiempo. Para evitar que la maceta que contiene una planta amante del sol se sobrecaliente, envuélvala en papel o tela.