Mildiu velloso del tomate: 10 tratamientos naturales y efectivos

¡El tomate es demasiado bueno! Se puede utilizar en varios platos pequeños, ensaladas, salsas e incluso zumos. ¡Nos gusta tanto que no podemos evitar morderlo! Si tienes un huerto en casa, probablemente hayas plantado tomates, ¿verdad? ¡Cuéntanos cómo están! ¿Grande y muy jugoso o en mal estado?

Sí, desafortunadamente, a veces nuestros tomates se ven afectados por enfermedades fúngicas que deben tratarse rápidamente para no perder su cosecha. A la cabeza de ellos, el oídio, ¡el enemigo número 1 del tomate!

¡Que no cunda el pánico! En este artículo, le presentaremos muchas recetas de fungicidas naturales fáciles de preparar para prevenir este hongo y evitar que destruya sus plantas de tomate.

Enfermedad del tomate: ¿qué es la podredumbre tardía?

Como ocurre con todas las plantas, el mildiú velloso es una de las enfermedades más comunes y peligrosas. Como explica Tammy Sons of Tennessee Wholesale Nursery, aparecen como manchas marrones grandes e irregulares en la parte aérea de la planta, incluidas las hojas y los tallos.

A medida que se desarrollan, las manchas se agrandan, secan las áreas afectadas y reducen la superficie saludable de su planta, que ya no puede realizar la fotosíntesis y muere lentamente.

¿Cómo daña la podredumbre tardía a los tomates?

Debido a que es una enfermedad muy rápida, el mildiú velloso puede causar una ligera disminución de la productividad o la pérdida total del cultivo. Esto depende de varios factores, entre ellos:

  1. Condiciones meteorológicas.
  2. La fenología de las plantas.
  3. El nivel de fertilización nitrogenada alcanzado.
  4. El número y la duración de los tratamientos realizados.
  5. La variedad plantada.

¿Cuáles son las condiciones climáticas que favorecen el desarrollo del mildiu?

¡El moho prospera cuando el clima es húmedo y cálido! Cuando la humedad es superior al 90% y las temperaturas oscilan entre 10 y 25 °C, este hongo crece y se propaga libremente.

Por otro lado, las temperaturas superiores a 30°C y la baja humedad hacen que este hongo no tenga ninguna posibilidad de sobrevivir.

¡La aparición de mildiú polvoriento en la planta de tomate no siempre es fácil de combatir! Para proteger su cosecha, ahora debe pensar en prevenir la aparición de la enfermedad y equiparse con fungicidas efectivos.

¿Cómo se evita el mildiú velloso del tomate?

Sus tomates necesitan suficiente aireación. Así que asegúrate de dejar un espacio entre las plantas para que el aire pueda circular y la luz pueda llegar a toda la plantación.

  1. Retira las hojas que toquen el suelo.
  2. Evite el exceso de agua al regar, ya que este es el factor principal en el desarrollo del mildiu.
  3. No cultives tus tomates en el mismo lugar, ya que disfrutan de la rotación de cultivos.
  4. Tenga cuidado de no dañar sus plantas, especialmente al podar, lo que debe hacerse con tijeras bien limpias.
  5. Fertilice sus tomates adecuadamente con fertilizantes que no tengan exceso de nitrógeno y alto contenido en potasio, ya que una deficiencia de nutrientes debilita las plantas y las hace más vulnerables al desarrollo de mildiú velloso.
  6. Cultiva variedades resistentes.
  7. Separe sus plantaciones de tomate y papa. Ambos pueden verse afectados por el mismo hongo e infectarse entre sí.

Los puntos de su sistema de riego deben colocarse en el suelo entre las hileras. Nunca humedezca los tallos y las hojas de las plantas. Riegue solo las plantas de tomate y deje que la superficie del suelo se seque entre riegos (técnica recomendada por el experto en jardinería Oliver Hill de Garden List).

Eliminar todos los residuos al final de cada cosecha para reducir el riesgo de contaminación de futuras plantaciones

En caso de infección, cortar, eliminar y quemar las plantas infectadas tan pronto como aparezcan los primeros síntomas es una buena medida para limitar la propagación de la enfermedad.

A los tomates les gustan los suelos con poca humedad y prosperan mejor a temperaturas suaves (entre 20 y 26 °C). Para combatir la aparición de oídio en tomates, es importante saber que es preferible actuar de forma preventiva cuando las condiciones climáticas favorecen la aparición de la enfermedad. Una vez que esto sucede, ¡es muy difícil de controlar!

¡La forma más efectiva de proteger sus tomates de este hongo dañino es rociarlos con fungicidas! Si no quieres utilizar productos industriales, ¡aquí encontrarás una lista de ingredientes naturales que combaten el moho!

¡Rocía tus tomates en clima húmedo con té de cola de caballo! A continuación te explicamos cómo hacerlo:

  1. Remojar las colas de caballo durante 24 horas (1 kg de planta fresca o 150 g de planta seca en 10 litros de agua).
  2. Hervirlos durante 20 minutos en una cacerola grande.
  3. Tapa la sartén y déjala enfriar.
  4. Antes de rociar, diluya 5 partes de la solución en 100 partes de agua.
  • Extracto de salvia

Rocíe sus tomates con extracto de salvia fermentada (1 kg de hojas y flores por cada 10 litros de agua). ¡Diluya este tiempo al 10% antes de rociar los tomates (10 partes por volumen de la solución en 100 partes por volumen de agua)!

  • Manzanilla

Prepara una infusión de manzanilla con 50 g de flores por litro de agua. Diluye cada litro de infusión en 9 litros de agua antes de vaporizar tus plantas.

  • Ajo

El ajo es un fungicida natural muy eficaz. Añadir 50 g de dientes de ajo por cada litro de agua. Luego diluya su solución en 4 partes de agua y rocíela sobre sus tomates durante varios días al sol.

  • Leche de vaca

Al formar una película microbiana en la superficie de las hojas y cambiar el pH de la planta, la leche recubre y protege el tomate. Este último se vuelve inquebrantable y ya no ofrece las condiciones ideales para la propagación del mildiú velloso.

¡La leche es rica en calcio, magnesio, fósforo y potasio! Por lo tanto, no solo protege sus tomates, sino que también los nutre y los ayuda a crecer mejor. ¡Este tratamiento de moho rico en nutrientes tiene un doble efecto! ¡Es a la vez un poderoso fungicida natural y un fertilizante foliar!

1. Tratamiento preventivo (una vez a la semana)

Usar leche una vez a la semana como tratamiento preventivo:

  1. Diluir 3 vasos de leche en 7 vasos de agua.
  2. Riega los tomates con esta solución

2. Tratamiento preventivo (dos veces por semana)

  1. Diluir 1 vaso de leche en 4 vasos de agua.
  2. ¡Luego rocía los tomates!
  3. La leche debe aplicarse muy temprano en la mañana en todas las partes de la planta.

¡Así! Para obtener una buena cosecha de tomates u otras verduras de su jardín que pueden ser atacadas por el mildiú velloso, siga los consejos, los remedios naturales y las medidas preventivas que hemos visto juntos hoy. ¡Y no olvides que los tratamientos orgánicos siempre son mejores para nuestras plantas, para nosotros y para el planeta!