Jabón: Transforma tus plantas con este secreto inesperado

Jabón: ¡Transforma tus plantas con este secreto inesperado! Descubre por qué todo el mundo lo está adoptando…

Las plantas no son inmunes a los ataques de plagas. Algunas plagas pueden invadir su jardín y plantas de hortalizas o incluso sus plantas de interior.

Los pulgones, los ácaros, los trips e incluso  las cochinillas pueden causar daños significativos a sus plantas. Estos insectos parásitos chupan los jugos de las plantas y, por lo tanto, las debilitan.

Sin embargo, puede deshacerse de estas plagas dañinas usando jabón. Te contamos más sobre ello en este artículo.

Para proteger tus plantas de  insectos no deseados, no  necesitas recurrir a pesticidas químicos. El jabón es conocido por sus propiedades insecticidas y antibacterianas.

¿Por qué el jabón es útil para las plantas?

El jabón es un insecticida eficaz para luchar contra las plagas que destruyen tus plantas, siempre y cuando elijas un jabón natural y biodegradable, como el jabón de Marsella, el jabón negro o el  jabón de Castilla.

Jabón de Marsella para el control de plagas

El jabón de Marsella es muy eficaz para eliminar las manchas difíciles y mantener la casa y la ropa, y también tiene un efecto positivo en tus plantas.

Para preparar tu insecticida natural, frota tu barra de jabón en chips que diluirás. Para un litro de agua, se necesitan unos 150 g de virutas de jabón.

En una cacerola, mezcle las papas fritas con agua y hierva la mezcla. Revuelve para disolver las astillas, luego agrega el insecticida a una botella con atomizador. Luego rocíe sobre las hojas afectadas.

Si tienes jabón líquido de Marsella, diluye 3 cucharadas en un litro de agua y vierte la solución en una botella con atomizador.

Para una mayor efectividad, se recomienda agregar 10 gotas de aceite de neem a su insecticida. Este aceite originario de la India es eficaz para combatir insectos, pero también sus larvas y huevos. Además, este fungicida natural también es eficaz en la prevención de enfermedades fúngicas.

Jabón negro para controlar plagas de insectos

El jabón negro  es un jabón natural y biodegradable elaborado a partir de ácidos grasos naturales como el aceite de linaza o el aceite de oliva. El jabón negro tiene varios usos.

Se utiliza para la higiene personal, el mantenimiento del hogar, pero también para proteger las plantas de insectos parásitos. Para hacer tu insecticida natural, diluye 5 cucharadas de jabón negro líquido en un recipiente con un litro de agua tibia.

Transfiera su producto a un aerosol para facilitar la aplicación. Espere a que su insecticida se enfríe y luego rocíelo sobre las hojas de las plantas afectadas, recordando rociar también en la parte inferior de las hojas.

Tenga en cuenta que no se recomienda rociar su solución al sol durante el día. Espere hasta el final del día, cuando bajen las temperaturas, o rocíe su solución temprano en la mañana.

Jabón de Castilla para eliminar insectos

El jabón de  Castilla es un jabón natural biodegradable que es muy eficaz en el control de pulgones, ácaros, trips y cochinillas.

Este jabón antifúngico también es eficaz en el tratamiento de ciertas enfermedades fúngicas como: B. Mildiú velloso. Para hacer un insecticida orgánico, diluye dos cucharaditas de bicarbonato de sodio, una cucharada grande de jabón de castilla en dos litros de agua y agrega dos cucharadas de aceite vegetal. Mezcle bien y rocíe su insecticida sobre el follaje de la planta.

Ten en cuenta que además de estos jabones naturales con propiedades insecticidas, también puedes utilizar estiércol de ortiga, posos de café o una decocción de ajo para ahuyentar a los pequeños insectos depredadores que dificultan el correcto crecimiento de tus plantas.