Es la única forma en que tu orquídea florecerá durante todo el año: más exuberante que nunca

Hay diferentes formas de hacer que una orquídea luzca exuberante, pero el método del que vamos a hablar es sin duda el más efectivo de todos.

Las orquídeas son una presencia botánica omnipresente en los hogares de todo el mundo. Su discreta elegancia hace que sea fácil complementar cualquier decoración interior al tiempo que aporta un toque de vegetación que energiza el ambiente.

Incluso los jardineros inexpertos se sienten atraídos por las orquídeas, ya que asumen que su apariencia simple indica un fácil mantenimiento.

Estas plantas se utilizan a menudo como regalos para multitud de ocasiones y pueden soportar más cuidados de los que piensas.

Para que prosperen, el uso de cáscaras de huevo puede ser un recurso útil. Echemos un vistazo más de cerca a cómo cuidar estas plántulas correctamente.

Cáscaras de huevo para cuidar las orquídeas

No hace falta decir que el término “orquídea” es un nombre muy amplio que engloba multitud de hermosas flores. Entre estos, el Paphiopedilum merece una mención especial.

Esta variedad es particularmente conocida por sus hermosas hojas y, por lo general, produce una o dos flores grandes y duraderas en una amplia variedad de colores.

La vida de una flor se puede prolongar o acortar según su elección. En condiciones favorables, pueden florecer hasta dos meses.

El riego suficiente es clave, y aunque estas plantas no necesitan luz excesiva, el riego regular es clave.

En invierno, el mantenimiento debe reducirse, mientras que en verano, cuando las temperaturas son más altas, es fundamental mantener una rutina de mantenimiento alta.

Las cáscaras de huevo pueden cambiar las reglas del juego para los entusiastas de las orquídeas. Las orquídeas tienden a ser exigentes cuando se trata de sustratos ácidos, y ahí es donde las cáscaras de huevo son útiles.

Cáscaras de huevo

Por lo tanto, evite tirar las cáscaras de huevo usadas, ya que son una excelente fuente de calcio y pueden ayudar a neutralizar la acidez.

Simplemente muela las cáscaras hasta obtener un polvo fino y agrega siete gramos a cada litro de sustrato para garantizar un crecimiento óptimo de las orquídeas.

¿Cómo se hace el abono para la orquídea?

  • Un método es reciclar las cáscaras de huevo como fertilizante natural desmenuzándolas y espolvoreándolas debajo de las plantas.

Cuando se disuelven gradualmente, el suelo se llena de calcio, que es beneficioso para el crecimiento de las plantas.

Para repeler las, que son problemáticas para la planta, es posible espolvorear cáscaras de huevo trituradas alrededor de la base de la orquídea.

  • Otra posibilidad es secar al aire las cáscaras de huevo y luego molerlas hasta obtener un polvo fino.

Esta variante de fertilizante de cáscara de huevo se puede rociar directamente alrededor de las orquídeas o agregar al suelo durante la siembra.

Su eficacia es especialmente pronunciada en el caso de las plantas en maceta.

  • Otro método alternativo para obtener fertilizante a partir de cáscaras de huevo es crear una solución adecuada para regar nuestras plantas.

Regar las orquídeas

Para hacer esto, vierta agua hirviendo sobre las cáscaras de huevo y deje reposar la mezcla durante aproximadamente una hora, revolviendo ocasionalmente.

Tan pronto como las cáscaras de huevo se hayan disuelto, el fertilizante líquido estará listo para usar. Antes de la aplicación, se recomienda agitar la solución para asegurar una mezcla adecuada.

Para obtener los mejores resultados, aplique el fertilizante de cáscara de huevo directamente sobre el suelo alrededor de la planta o rocíe la mezcla sobre las orquídeas.