¿Deberías cortar los tallos de las orquídeas después de la floración?

Simplemente corta el tallo de la orquídea para salvar tu planta y crear algo realmente sorprendente para el futuro. Lo único que tienes que hacer es seguir todos los consejos que te damos.

La orquídea es una de las plantas más comunes en los hogares italianos. De hecho, a muchos les encantan los colores y la vivacidad de sus flores. Además, el cuidado de las orquídeas no es muy complicado y está al alcance de todos. De hecho, solo necesita seguir concienzudamente algunas reglas simples para evitar que la planta se seque o muera.

Empecemos diciendo que la orquídea no necesita mucha agua. Simplemente sumerja el jarrón en agua de vez en cuando y deje salir cualquier cosa que deba tener pequeños agujeros. La base a utilizar es a base de corteza de pino y debe drenar bien el agua.

Esto se debe a que a la orquídea le gusta la humedad, pero sufre de estancamiento de agua. También es una planta de interior ideal. Necesita luz, pero siempre debes prestar atención a un aspecto: Sus hojas y tallos nunca deben ser “besados” por el sol.

En lo que sigue, sin embargo, no queremos entrar en detalles sobre el cuidado de una orquídea, sino mostrarle cómo salvar una planta que mientras tanto se ha marchitado, devolverla a la vida y casi “duplicar” todo, por así decirlo. Aquí encontrarás todo lo que necesitas saber sobre este tema y la técnica que nos gustaría introducirte. Todo lo que tienes que hacer es cortar el tallo de la planta y seguir algunos pasos específicos.

La técnica para cortar el tallo de la orquídea.

Para rejuvenecer una orquídea vieja, simplemente corte el tallo. Puede sonar extraño, pero incluso una planta vieja que ahora está seca puede recuperar fuerzas e incluso dar vida a una nueva planta. Una vez cortado el tallo, derrite una vela en la parte del tallo que queda en el jarrón. Se cura rápidamente y permite que la planta vuelva a crecer en el futuro.

Por lo tanto, también puede nacer una nueva vida cortando la punta de la orquídea. El tallo y las hojas de la orquídea pueden regenerarse de una manera sencilla y eficaz. ¿Como? Utiliza una hoja pequeña de aloe vera, ya que este elemento es rico en vitaminas A, B, C y minerales como zinc, fósforo, potasio, nitrógeno y muchos más.

Gracias a la acción del aloe vera, tu orquídea se fortalecerá considerablemente. Exprime el gel de aloe vera. en un bol y añadir aproximadamente un litro de agua. Riega las raíces viejas de la orquídea con esta agua llena de gel de aloe vera. Este riego debe realizarse cada 5 a 7 días.

Además, aplica aloe vera en las hojas y raíces de la parte superior de la orquídea que cortaste antes. Este gel rehidratará la planta y la nutrirá de forma óptima. ¿Qué se debe hacer en esta etapa? Lee el siguiente párrafo para averiguarlo todo.

El procedimiento a seguir:

Gracias a la acción del aloe vera sobre las hojas, se les da nueva vida. Echarán raíces rápidamente y la sequía desaparecerá en poco tiempo. Además, deje que la hoja de aloe vera se adhiera firmemente a la raíz durante unos 10 minutos. A continuación, consigue una cuerda resistente que absorba el agua. Lo necesitarás para envolverlo alrededor de la base de la orquídea. Echemos un vistazo a los otros pasos que debe seguir.

Corta el tallo de la orquídea

La orquídea se puede colocar en un recipiente con la cuerda absorbente unida a la base. Debes verter agua en él, teniendo cuidado de que las raíces y las hojas no se mojen directamente. De hecho, solo la cuerda que actúa como raíz de la planta necesita estar mojada.

En esta parte de la orquídea anterior, también se debe rociar agua semanalmente con gel de aloe vera. Se recomienda rociar esta solución sobre las hojas. La planta debe colocarse en un lugar luminoso, pero no bajo la luz solar directa.

Después de unos dos meses de tratamiento, encontrará que la raíz vieja vuelve a germinar de manera óptima. Así que pronto obtendrás una nueva orquídea que es mucho más fuerte que la anterior.

También encontrará que incluso la parte superior de la vieja orquídea ha recuperado su fuerza después de dos meses de tratamiento. Gracias a la acción del aloe vera, las raíces se vuelven muy fuertes. Lo mismo ocurre con las hojas. Pronto, será posible replantarlo en macetas con la corteza de pino. Has salvado tu vieja orquídea de forma óptima.