Cuidar y volver a florecer una orquídea: consejos clave

Este es el secreto para mantener las orquídeas siempre sanas y floreciendo cada año

Gracias a este sencillo remedio natural, las orquídeas crecerán sanas y vigorosas, y siempre producirán hermosas flores: Ver para creer.

Entrar en una casa y admirar las habitaciones decoradas con hermosas flores es sin duda una experiencia muy agradable, y no solo para la vista. Esto se debe a que algunas plantas no solo agregan color y brillo al hogar, sino que también pueden desprender un aroma embriagador que se extiende a prácticamente todos los rincones de la casa. Es por eso que muchas personas optan por cultivar plantas no solo en su jardín o en su balcón, sino también dentro de la casa. Entre los amigos verdes más populares se encuentran sin duda las orquídeas, que encontramos cada vez más a menudo en interiores.

Orquídeas siempre sanas con esta solución natural: todos los pasos

Las orquídeas son plantas muy elegantes, con hermosas flores y una fragancia muy agradable. Pero para que siempre estén sanos y produzcan constantemente sus hermosas flores, es necesario cuidarlos con cuidado y nunca privarlos de la nutrición necesaria.

Para lograr este objetivo, muchos recurren a ciertos productos químicos que se ofrecen en tiendas especializadas. En realidad, puede asegurarse de que las orquídeas crezcan fuertes y saludables, incluso si opta por excelentes remedios naturales.

Una vez que todas las flores hayan florecido, primero debes “adelgazar” la orquídea cortando las ramas en las que no hayan aparecido flores. Aplicaremos cemento blanco a los cortes con el fin de desinfectarlos y cicatrizarlos rápidamente.

El siguiente paso es tomar un tomate, cortarlo por la mitad y continuar cortándolo. ¿Por qué exactamente el tomate?

Esta verdura es rica en propiedades beneficiosas, como vitamina A, vitamina C, potasio, calcio y fósforo. El tomate es, por tanto, un alimento perfecto para que las orquídeas se desarrollen muy rápidamente.

Pon el tomate cortado en trozos pequeños en un vaso alto y llénalo de agua (unos 300 ml). Mezclemos todo junto para obtener una solución líquida que luego filtraremos a través de un colador a otro recipiente.

En este recipiente, en el que ya hemos vertido la solución, añadimos más agua para obtener un litro de zumo de tomate. Llegados a este punto, hay dos caminos que podemos seguir para asegurar la correcta nutrición de nuestras orquídeas.

No se necesita mucho para cultivar tus orquídeas: aquí te explicamos cómo hacerlo

El primer método es sumergir bolas de algodón en la solución recién preparada. El algodón empapado en jugo de tomate se envuelve alrededor de la rama que cortamos al principio y se asegura con una pinza para el cabello o pinza.

Esto debe repetirse cada siete días para asegurarse de que los cogollos permanezcan siempre húmedos. Cualquier otro día, puede rociar un poco de agua sobre las ramas en flor para garantizar una buena humedad.

El segundo método sigue siendo sumergir almohadillas de algodón en jugo de tomate, pero con un propósito diferente. En este caso, pasamos el disco por las hojas de la planta y las frotamos suave y suavemente.

El tomate es una hortaliza con muchas propiedades antioxidantes y antibacterianas, por lo que las hojas solo pueden beneficiarse de él. En cambio, esto debe hacerse cada dos semanas para que siempre tenga hojas verdes y saludables.