¿Cómo hacer un corte de aloe vera fácilmente?

El aloe vera está disponible con nosotros como planta de maceta o planta de interior. En el apartamento, la planta necesita un lugar cálido a pleno sol. Lo ideal es que se trate de una ventana orientada al sur o al suroeste. Si tiene un invernadero, aquí es donde el aloe se siente mejor. En verano, debe poner el aloe real al aire libre para obtener mejores condiciones de luz, pero a más tardar, cuando lleguen las primeras noches frescas con temperaturas descendentes en septiembre, lleve la maceta o bañera al interior. También puedes colocarlo en un lugar cálido y luminoso para el invierno. Las temperaturas de al menos 15 grados en invierno son perfectas para los amantes del calor.

El suelo adecuado para el aloe vera

Como sustrato, el aloe vera prefiere suelos pobres en humus que proporcionen suficientes nutrientes. Una alta proporción de arena es favorable, ya que la planta necesita un suelo permeable. No puede soportar el exceso de agua y no puede soportar la humedad permanente o el agua estancada en absoluto.

Si vas a trasplantar tu aloe, por ejemplo, utiliza tierra para cactus disponible en tiendas especializadas. También puede mezclar tierra para plantas en macetas con arena, agregando una parte de arena, perlita o granito a dos partes de tierra. Agrega un poco de lima carbonatada. Una mezcla como esta ofrece todo lo que el aloe necesita. Las plantas jóvenes de aloe crecen rápidamente si están bien cuidadas. Trasplante la planta cada dos o tres años. Con la edad, el crecimiento es más lento. Por lo tanto, los ejemplares más viejos pueden permanecer en la misma maceta y sustrato hasta cuatro años.

Consejos para trasplantar aloe vera

Al trasplantar, necesita un poco de habilidad, especialmente para plantas más grandes. Las hojas son sensibles a la presión y si eres demasiado brusco con la planta, pueden romperse. Prepárese para el trasplante dejando que la tierra se seque primero. Agarre con cuidado la base de la planta y retire el cepellón de la maceta. Evite ejercer presión sobre las hojas.

Elige una maceta que no sobresalga más de dos tamaños. Esto significa que trasplantas un aloe de una maceta de 12 a una maceta de 16, por ejemplo. En el nuevo bote, la retención es un poco tambaleante. Hasta que el aloe haya echado raíces, necesita ayuda para no volcarse por su propio peso. Esta ayuda es proporcionada por dos o tres estacas de madera que mantienen el aloe en su lugar y evitan que se vuelque.

Propagación y siembra: toma de brotes de aloe vera

Le moyen le plus simple de multiplier l’aloe Vera est d’utiliser des boutures. Il s’agit donc de petites plantes presque complètes que la plante mère forme. Veillez à ce que les enfants mesurent environ 5 cm lorsque vous les retirez de la plante mère. Les enfants ont déjà des racines et sont plantés dans un petit pot que vous remplissez du substrat décrit ci-dessus. Laissez passer un peu de temps entre le prélèvement sur la plante mère et la plantation, afin que l’interface puisse sécher.

Alternativamente, los esquejes suelen tener éxito. Para ello, corte una hoja de una planta más vieja, preferiblemente en primavera. Deje que la superficie de corte se seque completamente antes de colocar el esqueje a uno o dos centímetros de profundidad en el suelo arenoso. Asegure el esqueje con dos tallos de madera para que no se caiga. Ahora tienes que esperar a que se formen las primeras raíces. Se nota por el hecho de que la hoja sigue creciendo. Tan pronto como la planta joven haya echado raíces en la maceta, puede volver a plantarla en una maceta de cultivo más grande.

También encontrarás semillas de aloe para sembrar en las tiendas. Necesitas un suelo de cultivo en el que esparzas las semillas. Riega las semillas y colócalas en un lugar cálido y luminoso. Tan pronto como las plántulas se hayan convertido en plantas pequeñas, retírelas de la tierra de cultivo y trasplántelas a macetas individuales llenas de tierra para macetas de cactus o suculentas. Asegúrate de que el sustrato no esté demasiado húmedo, ya que las pequeñas plantas de aloe te lo agradecerán con un crecimiento sano.

Consejos para regar y fertilizar el aloe vera

Al regar el aloe, evite permitir que la roseta de hojas reciba agua. Esto favorece el desarrollo de podredumbre y puede, en el peor de los casos, provocar la pérdida total de la planta. Como sugiere su ubicación natural, el aloe solo necesita una pequeña cantidad de agua. Dado el riesgo de pudrición, no vierta el agua de la parte superior sobre el cepellón, sino llénelo en un platillo.

Cuando se trata de fertilización, menos es más. Especialmente justo después del trasplante, el sustrato tiene suficientes nutrientes para unas semanas. Cuando comiences a fertilizar, agrega un fertilizante para cactus comprado en la tienda al agua cada dos a cuatro semanas durante la temporada de crecimiento, dependiendo del tipo de fertilizante utilizado. Dosifique según las instrucciones del fabricante. En invierno, deje de fertilizar por completo.

Aloe Vera: Enfermedades y plagas típicas

Los parásitos del aloe vera son principalmente pulgones lanudos y pulgones grises. Aparecen especialmente en invierno. Las enfermedades típicas también incluyen las consecuencias del exceso de humedad, es decir, la pudrición de brotes y raíces.