odrás disfrutar de sus maravillosas flores durante todo el año. A continuación, le indicamos cómo.

El Cactus de Navidad es una planta suculenta que debe su nombre al período de su floración, o durante la temporada de invierno.

Sin embargo, es posible continuar su floración incluso más allá de este período con pequeñas precauciones.

Veamos cuáles son.

  1. Temperatura: Al ser una planta de invierno, al Cactus de Navidad no le gustan las temperaturas excesivamente altas. El ideal es entre 13 y 15 grados.
  2. Agua: Como todas las suculentas, el Cactus de Navidad no necesita mucha agua. Es recomendable regarlo una vez al mes y rociar agua sobre las hojas.
  3. Limpieza: para prolongar la floración, es aconsejable eliminar las partes débiles que estén marrones o particularmente marchitas. Sin embargo, estas partes también pueden ser enterradas para obtener nuevas raíces.