Cómo cuidar un belén de Moisés para que florezca todo el año

Una de las plantas de interior favoritas de muchos es el Spathiphyllum o, en México, mejor conocido como la cuna de Moisés. Esta planta es generalmente conocida por sus hermosas hojas, pero sobre todo por sus flores blancas, que nacen de un buen cuidado, es por ello que aquí te vamos a contar cuáles son sus cuidados básicos y cómo estimular su crecimiento.

En primer lugar, debemos recalcar que la cuna de Moisés es una planta que debe colocarse en un lugar semisombreado. Con esto queremos decir que no debe tener contacto directo con los rayos solares, ni en interiores ni en exteriores. Esto se debe al hecho de que pueden sufrir si se les da una luz muy diferente.

Por otro lado, la cuna de Moisés necesita que su tierra esté siempre húmeda. Esto significa que durante los meses más cálidos, necesitan más agua, tanto en su suelo como en sus hojas, para que puedan vaporizarse al amanecer o al atardecer, lo que también ayuda a eliminar el polvo que se acumula en sus hojas y flores. Si tienes cuidado, el Spathiphyllum puede vivir entre 15 y 20 años.

¿Cómo se estimula el crecimiento de una cuna de Moisés?

Hay tres maneras de estimular el crecimiento de una cuna de Moisés. Si bien es importante tener los cuidados básicos mencionados anteriormente, hay algunas formas de hacer que sus hojas sean más verdes y resistentes. Hay que tener en cuenta que la floración de una cuna de Moisés sana no se producirá antes de los 6 meses de vida.

1. Leche

Este líquido es un excelente fertilizante que proporciona a la planta un valioso soporte orgánico, complementado con calcio, fósforo y muchas vitaminas elementales para la cuna de Moisés. Para estimular el crecimiento, se debe mezclar medio litro de agua con medio litro de leche entera y regar la planta al menos una vez a la semana.

2. Cebolla y café

Antes de mezclar los dos ingredientes, debes saber que cada uno funciona de forma independiente en la cuna de Moisés, pero tanto la cebolla como el café ayudan a estimular el crecimiento de la planta más rápido. Para el café, debes mezclar un litro de agua con 4 o 5 cucharadas de café molido y dejarlo macerar de 24 a 36 horas.

Para las cebollas, debes mezclar el agua en cantidades iguales con algunas cáscaras de cebolla. Al igual que la mezcla anterior, se debe dejar macerar entre 24 y 36 horas. Ambas mezclas solo deben usarse al menos una vez al mes para regar la cuna de Moisés.