Albahaca en maceta: cuidado de las plantas

¿Finalmente te has enamorado de una bonita planta de albahaca, pero no sabes cómo regarla y cuidarla? No te preocupes, te damos las claves para que tu albahaca crezca y prospere. ¡Aprende a cuidar y regar tu albahaca en maceta con los gestos correctos!

La albahaca es una hierba aromática y medicinal muy utilizada en la medicina tradicional y la cocina de todo el mundo. Sin embargo, la albahaca en maceta o la planta de albahaca pueden morir rápidamente y sin razón aparente. Desde enfermedades fúngicas hasta errores de cuidado, aquí te explicamos cómo cuidar esta planta para mantenerla sana durante mucho tiempo. ¡Digas lo que digas!

¿Cómo se debe regar la albahaca? Riego suave en interiores y exteriores

Para evitar que la albahaca se pudra, es importante regarla adecuadamente. Preste atención a la humedad del suelo y riéguelo sin inundar la tierra para macetas de la planta. Si la planta muestra signos de enfermedad, es importante actuar lo más rápido posible para salvarla. Además, asegúrese de que la planta drene bien después de regar y deje que la tierra se seque entre ciclos de riego. Con estos tratamientos básicos, disfrutarás de esta hierba fresca y aromática durante todo el año.

¿Qué exposición se necesita para la albahaca? ¿Sombra o sol?

Además de un riego adecuado, esta planta debe recibir suficiente luz solar y protegerse de condiciones climáticas extremas como corrientes de aire y temperaturas demasiado frías o, por el contrario, demasiado calientes. Por lo tanto, la albahaca puede crecer muy bien en un jardín, en un balcón, en el alféizar de una ventana o en interiores con suficiente luz natural. Sin embargo, la planta puede sufrir una exposición prolongada y continua a la luz solar, especialmente en lugares con climas muy cálidos.

¿Por qué se está muriendo mi albahaca en maceta?

  • Marchitez bacteriana por Fusarium

Fusarium oxysporum es un hongo que causa el marchitamiento de las plantas, incluida la albahaca. Esta enfermedad fúngica prospera principalmente en climas cálidos y suelos ácidos. Los síntomas de la marchitez por Fusarium son el amarillamiento y la desecación de la planta con un crecimiento reducido. Tan pronto como aparecen los primeros signos de esta enfermedad, las plantas de albahaca pueden morir en siete días.

  • Antracnosis

Como se explica en este estudio, el hongo Colletotrichum es responsable de la antracnosis en la albahaca. Se trata de lesiones que provocan manchas negras en los tallos y hojas de albahaca. Los cambios bruscos de temperatura entre las noches calurosas y húmedas y las noches frescas pueden causar esta enfermedad.

  • Podredumbre de la raíz y enfermedad de las plántulas

Pythium ultimum y Phytophthora son gérmenes que crecen principalmente en suelos húmedos y causan pudrición de la raíz. Estas bacterias se pueden propagar a través de herramientas de jardinería, restos de plantas y bandejas sin esterilizar. Son responsables de la infección y la pudrición de la raíz de la albahaca, pero también del crecimiento deficiente de las plántulas.