Ajo: cómo plantarlo, cuidarlo y cosecharlo

El ajo no solo se considera un verdadero superalimento con muchos beneficios para la salud, también es un ingrediente esencial que le da un sabor único a todas nuestras recetas culinarias. Imagina poder disfrutar de todos sus beneficios sin tener que comprarlo cada vez que compres en el supermercado. ¿Sería posible germinar ajos en casa sin problemas? Aparentemente SÍ… ¡Explicación!

Para cultivar ajo, todos conocemos el método clásico: ¡necesitas un jardín! Pero, ¿y si te dijéramos que tenemos una técnica mucho más sencilla? ¡Ya no tendrás que preocuparte por el clima, el suelo, el mantillo y las malas hierbas! Todo lo que necesitas es un diente de ajo, un vaso de agua y un poco de sol. ¡Digas lo que digas!

¿Es posible cultivar ajo en interiores?

El ajo es perfecto para cultivar como planta de interior. Todo lo que necesitas hacer es:

  1. La maceta debe tener un orificio de drenaje en la parte inferior.
  2. Colocas tu planta en un lugar luminoso, donde pueda disfrutar de los rayos del sol.

Colocas tu planta en un lugar seco. El ajo teme al exceso de agua y humedad

Sin embargo, cultivar ajo en casa puede tener algunos inconvenientes. Y esto se debe a la forma en que se cultiva en interior, que es ligeramente diferente. Obviamente, es imposible esperar que sus vainas se conviertan en bulbos reales después de unas semanas en el suelo. Por supuesto, puede cosechar hojas de ajo en su lugar que se pueden picar crudas para agregar a ensaladas, decorar sopas, agregar sabor a platos fritos y realzar el sabor de muchas recetas.

Si vives en un apartamento o no tienes suficiente espacio en tu jardín para cultivar ajo, nuestro ingenioso método es una gran alternativa. Sigue las instrucciones para ver cómo hacerlo:

Elija los dientes de ajo adecuados: ¡Este es un paso necesario, queridos lectores! Opta por vainas germinadas (las que tienen un pequeño capullo verde en la parte superior). De lo contrario, debe tomar un diente entero y cortar el extremo afilado con un cuchillo.

Prepara tu recipiente: Ten un recipiente de vidrio transparente (para seguir la germinación de tu planta) que pueda contener unos 250 g de agua.

Divida las cabezas de ajo en dientes individuales: Coloque cada diente (con su piel) a los lados del recipiente, asegurándose de que el extremo puntiagudo o brotado apunte hacia arriba.

Agregue agua: Llene su recipiente con agua tibia, lo suficiente para cubrir el fondo de su diente de ajo. ¡Es importante no sumergirlos, ya que pueden morir!

Espere un momento: coloque su recipiente en un lugar muy soleado durante aproximadamente una semana. Sin embargo, no olvides cambiar el agua si es necesario. Cuando las puntas de las vainas comiencen a cambiar de color y se vuelvan marrones, coloque su recipiente fuera de la luz solar directa durante uno o dos días.

Coseche los brotes de ajo: cuando las plantas jóvenes alcancen una altura de al menos 8 cm. Córtalos con unas tijeras. Sin embargo, solo tome lo que necesite, ya que pierden rápidamente su sabor. Además, tenga en cuenta que después de la primera cosecha, su ajo definitivamente ya no producirá brotes.

PRUEBE UN POCO: ¡Con estos sencillos pasos, ahora puede disfrutar de su ajo para sus necesidades culinarias!

Las verduras generalmente se cultivan a partir de semillas, pero para cultivar ajo, ¡todo lo que necesita hacer es plantar clavos individuales! Echa un vistazo a nuestra guía que te muestra cómo hacerlo:

  1. Empieza cortando la mitad inferior de un tarro de 5 litros y escalfando cuatro agujeros en el fondo.
  2. Llena tu maceta con tierra para macetas y haz 3 agujeros de unos 10 cm de profundidad.
  3. Retire con cuidado 3 dientes de ajo, teniendo cuidado de no dañar las raíces.
  4. Diente de ajo con raíces
  5. Luego corta las raíces ligeramente, a unos 3 cm del tallo.
  6. Plante un diente por hoyo (con el tallo hacia arriba) y cúbralo con un poco de tierra.
  7. Vierte el agua del recipiente en el que se encontraban los dientes de ajo o la cabeza de ajo en el frasco nuevo.
  8. Cultivo de ajo en un recipiente de 5 litros
  9. ¡Todo lo que tienen que hacer es esperar unas semanas, queridos lectores, y su ajo en frasco estará listo para comer!

Esta técnica también le permite plantar ajo directamente en el suelo de su jardín

Si quieres cultivar ajo con éxito, es importante seguir un programa metódico y claramente definido. Por lo tanto, es importante saber que el ajo generalmente necesita un período de enfriamiento (0 a 10 °C) para producir bulbos de calidad, es decir, de 1 a 2 meses. Es por eso que los jardineros suelen plantarlo a fines del otoño o principios del invierno. Es decir, para obtener resultados satisfactorios, debe realizarse entre octubre y febrero. Sin embargo, para su información, queridos lectores, algunas variedades son adecuadas para plantar a principios de la primavera.

¿Cómo cultivar ajo en el jardín o huerto?

  1. Prepara tu tierra: El ajo necesita un lugar soleado y bien drenado para crecer. Sin embargo, evite plantarlo en suelos ácidos (con un pH inferior a 6,5).
  2. Plante sus vainas: rompa los bulbos en vainas individuales y, sin perder la cáscara, entiérrelos a 3-4 cm de profundidad por debajo de la superficie del suelo, con las puntas de las raíces hacia abajo y el extremo puntiagudo hacia arriba. Asegúrese de mantener una distancia de 15 cm entre ellos.
  3. Riega tus plantas: En tiempos de sequía, asegúrate de regar bien tu ajo para promover el crecimiento de los bulbos. Evite mojar las hojas, ya que esto puede causar enfermedades fúngicas. Deje de regar por completo durante las últimas semanas de crecimiento (follaje amarillo y bulbos bien formados).

¿Cuánto dura el crecimiento del ajo?

Cultivar ajo a partir de clavos de olor lleva entre 6 y 7 meses. Si plantas los dientes de ajo en pleno invierno, podrás disfrutarlos entre junio y agosto.

¿Cómo se cosecha el ajo?

Si te preguntas cuándo es el mejor momento para cosechar ajo, solo busca las señales de que tu planta está lista: hojas amarillas o marrones y cabezas caídas. ¿Quieres saber cómo cosechar? Sigue nuestros consejos:

  1. Saca con cuidado los bulbos de ajo del suelo con un tenedor de jardín.
  2. Luego séquelos bien exponiéndolos a la luz solar o colocándolos en un lugar seco y bien ventilado. El proceso de secado dura entre 2 y 4 semanas. Tenga cuidado si se forma moho, use un calentador de ventilador para acelerar el secado.
  3. Tan pronto como las hojas de ajo estén muy secas y crujientes, corte los bulbos y guárdelos en un lugar seco para conservarlos durante varios meses.

Tenga en cuenta:

Si cosecha demasiado pronto, las vainas no se formarán correctamente, y si cosecha demasiado tarde, es posible que los bulbos se abran y no se conserven por mucho tiempo.

Como habréis entendido, queridos lectores, cultivar ajo en casa es muy sencillo y no necesitas tu propio espacio de plantación para cultivarlo.