8 usos inteligentes del bicarbonato de sodio en el jardín

Pocos remedios caseros son tan útiles y versátiles como el bicarbonato de sodio. Ya sea que se trate de acidez estomacal o cubiertos deslustrados, el polvo blanco es el salvador en muchas situaciones. Y ahora que la temporada de jardinería se está recuperando, debe recurrir a ella sin dudarlo. Aquí hay 8 aplicaciones de bicarbonato de sodio en el jardín.

Bicarbonato de sodio en el jardín: 8 aplicaciones inteligentes

Para saber para qué puedes usar bicarbonato de sodio en el jardín y a qué debes prestar atención, haz clic aquí.

  1. Usar bicarbonato de sodio en el jardín para controlar el mildiú polvoriento

Detrás del término mildiú polvoriento hay varios hongos que dejan una capa blanca lechosa en las hojas de las plantas, para disgusto del jardinero. Una solución compuesta por 10 g de bicarbonato de sodio y un litro de agua puede remediar la situación, siempre que se rocíe cada diez días sobre las hojas afectadas.

  1. Combatir las hormigas en el jardín con bicarbonato de sodio

Digámoslo de inmediato: las hormigas son útiles y dan la bienvenida a los insectos en el jardín. Solo cuando se vuelven realmente molestos e invaden la glorieta, por ejemplo, debes pensar en tomar medidas para mantenerlos alejados. Una mezcla de bicarbonato de sodio y azúcar en polvo, depositada en los caminos de las hormigas, es un método natural para deshacerse de las enredaderas.

  1. Eclat

Las astillas pueden ocurrir fácilmente durante la jardinería. Si no es fácil de quitar, es útil cubrir el área con un poco de lechada de bicarbonato de sodio y dejarla reposar durante tres o cuatro horas, protegida por un vendaje. Después de eso, el insecto debe, en el mejor de los casos, arrancarse ligeramente y se puede quitar fácilmente de la piel suave.

  1. Etiquetas

Cuando la cosecha de frutas y bayas está en pleno apogeo, la tradición dicta que también se haga mermelada. Muchas personas usan frascos de rosca viejos que anteriormente contenían otra cosa. El único problema son las etiquetas. Si los cubre con una pasta hecha de partes iguales de bicarbonato de sodio y aceite de cocina y los deja reposar durante media hora, las etiquetas se quitan fácilmente y se pueden aplicar otras nuevas.

  1. Macetas con escamas

Es posible mezclar bicarbonato de sodio, ácido cítrico y almidón alimentario para hacer una crema para fregar. Inicialmente, este producto es ineficaz contra las macetas con escamas. Pero si los frascos se remojan en vinagre diluido de antemano, los depósitos se desprenderán y la leche natural para fregar puede hacer el resto.

  1. Manchas

En el jardín, te ensucias rápidamente y las manchas son parte de la vida cotidiana, ya sea tierra, césped o café. Una mezcla de bicarbonato de sodio y agua es un quitamanchas comprobado. Frota la mancha, déjala actuar y enjuaga. Ayuda inmediata in situ.

  1. Huele

Los olores desagradables también pueden extenderse por todo el jardín. Cubrir la pila de compost con bicarbonato de sodio es una cuestión de gustos, ciertamente no es prudente. Pero en el cenador, que puede oler a humedad y humedad, es bastante recomendable colocar un platillo de bicarbonato de sodio. Esto une los olores desagradables y da una sensación agradable en el interior.

  1. Uso de bicarbonato de sodio en el jardín para pulgones

Estas plagas son la pesadilla de un jardinero aficionado. Pero también es posible controlarlos sin el uso de productos químicos. Dos cucharaditas de bicarbonato de sodio por 1 litro de agua, y listo, el removedor de piojos rociable. En tiempo lluvioso, aún puede agregar un poco de aceite comestible y jabón de Marsella orgánico, lo que aumenta el agarre. Para las cochinillas y los piojos de la lana, también se recomienda agregar un poco de alcohol metilado.

El bicarbonato de sodio se puede usar de varias maneras en el jardín y facilita mucho su trabajo. ¡Así que la temporada verde puede comenzar!