7 engrais naturels faits maison pour le jardin et la fertilisation de vos plantes

Los residuos domésticos se convierten en abono natural

1 – Posos de café

Los posos de café son un excelente fertilizante natural para las plantas. Esto se debe a que contiene muchos nutrientes como nitrógeno, potasio y fósforo, que son esenciales para el correcto crecimiento de las plantas. Además, los posos de café son ricos en materia orgánica, lo que promueve la formación de un suelo rico y fértil.

Para usar posos de café como fertilizante, simplemente recoja los granos de café usados y mézclelos con un poco de agua. Es importante mezclar todo bien para que los nutrientes se distribuyan uniformemente. A continuación, debes regar tus plantas con esta infusión. Puede agregarlo directamente al suelo alrededor de las plantas.

Los posos de café son un muy buen fertilizante natural y muy eficaz para las plantas. Especialmente para cultivar tomates en su jardín, es un excelente fertilizante. Es fácil de preparar y muy económico. Además, mejora la estructura del suelo y promueve el crecimiento de las plantas.

2 – Cáscara de plátano

La cáscara de plátano es un excelente fertilizante natural para las plantas. Contiene muchos nutrientes esenciales, potasio, calcio y magnesio. Lo mismo sucede con los recortes de hierbas. El fertilizante hecho de ceniza de madera es muy efectivo.

3 – Cáscaras de huevo

Las cáscaras de huevo son un gran fertilizante natural para los jardines. Son una fuente importante de calcio, que es necesario para el correcto crecimiento de las plantas.

Las cáscaras de huevo se pueden usar frescas o secas. Para usarlos frescos, simplemente muélalos finamente y agrégalos a la tierra alrededor de las plantas.

Para usarlos secos, deben pulverizarse finamente antes de colocarlos en el suelo. Las cáscaras de huevo promueven el crecimiento de microorganismos en el suelo, lo que permite que las plantas se alimenten y crezcan mejor.

4 – Infusión de hierba cortada

Una infusión de recortes de césped es un fertilizante natural que puedes hacer tú mismo. Simplemente corta unos puñados de hierba y déjalos reposar en agua durante 24 horas. La infusión resultante contiene nutrientes esenciales para la planta, nitrato, potasio y fósforo.

Estos elementos promueven el crecimiento de raíces, tallos y hojas y ayudan a resistir enfermedades. Además, la infusión de hierbas es rica en clorofila, lo que le da un tono verde intenso y ayuda a acelerar la fotosíntesis.

Antes de usar este fertilizante, es importante diluirlo bien para evitar cualquier riesgo de quemaduras en las plantas. En general, se recomienda diluir un volumen de infusión en diez partes de agua. A continuación, puedes regar tus plantas con esta solución o esparcir el fertilizante directamente alrededor de la base de la planta.

5 – Agua de cocción

El agua de cocción es un excelente fertilizante natural para las plantas. Contiene muchos nutrientes que son esenciales para el crecimiento de las plantas, potasio, fósforo y calcio. Además, el agua de cocción es rica en microorganismos vivos que ayudan a las plantas a absorber mejor los nutrientes.

Para utilizar el agua de cocción de las patatas como fertilizante, basta con recogerla después de cocinarla.

Luego, deja que el agua se enfríe y riega tus plantas con ella. Puedes añadir unas gotas de aceite de oliva para que las plantas puedan absorber mejor los nutrientes.

El uso regular del agua de cocción fertiliza naturalmente su jardín y da como resultado plantas más sanas y vigorosas.

6- Té de compost

Esta mezcla revive la vida de tu suelo y aporta muchos beneficios a tus plantas. Para prepararlo, necesita compost maduro, pero también puede usar moho de hojas bien podrido. Si no tiene ninguno a mano, puede usar una buena tierra para macetas comprada en la tienda.

Puedes verterlo directamente sobre la base de hierbas, sin diluir, sin temor a una posible sobredosis. Sin embargo, evite mojar las hojas de las verduras que desea cosechar.

7 – Fertilizante de ortiga

La ortiga es una planta conocida por sus numerosas propiedades beneficiosas para la salud. Es muy útil en el jardín, ya que se puede utilizar como fertilizante natural. De hecho, la ortiga contiene muchos nutrientes esenciales para el correcto crecimiento de las plantas, potasio, fósforo y calcio.

Además, ayuda a mejorar la estructura del suelo y estimular el crecimiento. Para hacer su fertilizante a base de ortiga, todo lo que necesita hacer es cosechar algunos tallos de esta planta y ponerlos en un balde de agua.

Déjalo reposar durante 24 horas y luego usa esta infusión como fertilizante para regar tus plantas. Puedes añadir unas gotas de aceite esencial de lavanda o limón para potenciar el efecto fertilizante del abono.

Es importante elegir el fertilizante adecuado en función del tipo de plantas que desee fertilizar.